ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL nov 24" en Spreaker.

Concesiones a la carta

17 de enero de 2012 | OPINIÓN | Por: Saúl Hernández Bolívar

Hacerles concesiones graciosas a simples bandidos siempre será una receta ponzoñosa.

Algo se cocina de espaldas al país, pero no es la paz.

    Los paramilitares eran grupos contrainsurgentes, pero nos quieren meter el cuento de que no, de que eran meros narcotraficantes que se hicieron pasar por delincuentes políticos, como si la guerrilla no conociera un porro. Y se desmovilizaron, pero ahora nos quieren meter el cuento de que no, de que las llamadas bacrim son los mismos 'paras' con chapa nueva.
    Tal aseveración entraña el ocultamiento de que tras todo conflicto irregular sobrevienen violentas transiciones que pueden llegar a ser peores que la disputa de origen. Eso es parte del 'postconflicto', y en ese contexto se originan las bacrim. Las desmovilizaciones dejan cientos de asesinos entrenados que no sirven para nada más, y armas por montones que no suelen entregarse para mantener una garantía frente al Estado. Venir a desconocer eso es una temeridad.
    Los tuertos suelen olvidar -o callar- que los procesos de paz con las guerrillas han sido peores, como el del Epl, en 1991, del que quedó una sanguinaria facción disidente que siguió echando tiros y se alió con las Farc para exterminar a sus antiguos compañeros desmovilizados, que montaron un partido político en Urabá: Esperanza, Paz y Libertad.
    Precisamente, los hermanos Úsuga, líderes de 'los Urabeños', iniciaron su bandidaje en el Epl e hicieron parte de esa disidencia que, de consuno con las Farc, perpetró esa carnicería. Luego se pasaron al bando de las Autodefensas y combatieron a las guerrillas, pero hoy conviven con ellas pacíficamente en aras del negocio del narcotráfico: producen el 20 por ciento de la cocaína que sale del país, nada mal. O sea que si los Úsuga representan el supuesto fracaso del desmonte del paramilitarismo, también serían la prueba de que la desmovilización del Epl fue un fiasco.
    Al margen de lo anterior, lo cierto es que estos angelitos que tanto en nombre de Mao como del dios dólar han cometido costalados de crímenes se deben de estar muriendo de la risa por la indecisión estatal de combatirlos con todo el poderío de la Fuerza Pública. Según algunos entendidos, dizque el DIH prohíbe el uso desmedido de la fuerza en contra de delincuentes 'comunes' y que estos sean combatidos por el Ejército y no por la Policía, que es la encargada del orden interno. Tampoco se les puede bombardear en sus campamentos ni atacar por sorpresa. ¿Qué tal las majaderías?
    Si lo que se requiere es darles a 'los Urabeños' -y a 'Rastrojos', 'Águilas Negras' y similares- el rótulo de 'terroristas', ya tienen méritos suficientes. No son una banda de cosquilleros sino una peligrosa organización criminal que ejerce soberanía en extensos territorios, con notoria incidencia en las fronteras, y somete a las comunidades, incluso de grandes ciudades, donde cooptan a las bandas delincuenciales para controlar el microtráfico en los barrios. De su ostensible y preocupante dominio dan cuenta los alcances del reciente paro armado y el concurrido y lamentado funeral de alias 'Giovanni'.
    Paralelamente, las Farc continúan con una escalada de violencia ambientada por las pomposas epístolas del comandante 'Timochenko', esas que sus amigos -a una- tratan de hacer ver como "un evidente (y esperanzador) cambio de tono". Con ínfulas de vencedor, 'Timo' pide retomar la agenda del Caguán -tan perversa como el despeje mismo- con la nada sorprendente aprobación del ex presidente Pastrana y el atrevimiento de Chávez de ofrecerse como mediador, como si nadie recordara que en la anterior ocasión se atrevió a telefonear a nuestros generales y terminó amenazándonos con los Sukhoi.
    Para colmo, el rumor de que Santos tiene acercamientos secretos con las Farc dejó de ser un rumor y se convirtió en franca recomendación. Algo se cocina de espaldas al país, pero no es la paz. Hacerles concesiones graciosas a simples bandidos siempre será una receta ponzoñosa.
@SaulHernandezB

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.