ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega peláez y gardeazabal sept 20" en Spreaker.

Enamorada del 'pulcro escritor'

18 de enero de 2012 | Zona Franca | Por: JOSÉ OBDULIO GAVIRIA

El pastranismo quiere volver a hablar con las Farc de alta política y de cogobierno. Y mucho me temo que se salgan con la suya.

El pastranismo piensa que los terroristas son buenos pero incomprendidos.

    'Timo', nuevo capo de las Farc, es un verdadero timo, que, en buen romance, es la acción de timar, es decir, de engañar a alguien con promesas o esperanzas.
    Las parrafadas de alias 'Timo' en los archivos de 'Reyes' dan cuenta de que el hombre es poco menos que analfabeto. Su formación académica se circunscribe a cursos de marxismo en la escuela del Partido Comunista, lectura del periódico Voz y viajes de 'formación' -en no se sabe qué ciencia- por tierras de Cuba y de la desbaratada Unión Soviética.
    'Timo', por ejemplo, desconoce la diferencia entre los verbos hacer y echar, por lo que escribe la tercera persona del presente del verbo haber sin h y la primera persona del verbo echar, con h. No sé si su repulsión por la tilde denote algún mensaje político; lo que sí puedo afirmar es que su uso (o no uso) en la 'literatura timesca' crea más caos en la ortología que las bombas hechizas en los silencios de las aldeas. Va una muestra: "(Rangel) recomienda si (sic) que tomemos medidas en nuestros desplazamientos en el transporte de cosas delicadas (me hecho (sic) el cuento de unos computadores que cogieron en una alcabala)".
    La doctrina de Seguridad Democrática supuso un salto extraordinario en la definición de lo que pasaba en Colombia y en la caracterización de sus protagonistas. Hasta la llegada de Uribe se pensaba que Colombia vivía una guerra civil o conflicto interno armado. Uribe demostró que no había tal, sino una criminalidad exacerbada a la que había que oponer la fuerza soberana, legítima y civilizada del Estado. En ese escenario, la Fuerza Pública dejó de ser considerada 'actor del conflicto' y se le reconoció como la detentadora del monopolio de las armas, cuya obligación era garantizar la vida, honra y bienes de los asociados.
    Antes de Uribe, la guerrilla era tratada como una 'alta parte' del tal 'conflicto social y armado'; como una parte digna de la consideración y respeto que merecen quienes se "alzaron en armas contra una situación política, económica y social que es criminal e injusta".
    Uribe nunca desconoció el carácter político de la guerrilla y de las Auc. Pero demostró que su discurso político encubría una innata disposición terrorista (pretender resultados políticos a la brava, desconociendo la institucionalidad democrática) y su inmersión en la mafia del tráfico de drogas y armas.
    En cambio, el pastranismo (corriente antagónica al uribismo) llevó hasta el paroxismo el sentimiento de admiración, respeto y aprecio por las geniales ideas de los 'insurgentes'. El pastranismo piensa que los terroristas son buenos pero incomprendidos. Por eso embarcó al país en los 'diálogos' del Caguán y, cosa más asombrosa aún, no le dio vergüenza llevar a los matones del secretariado a algunas Cortes, casas de gobierno y parlamentos de Europa.
    El pastranismo suspira por la 'solución negociada' -cosa diametralmente diferente a la política uribista de negociar condiciones y garantías para la desmovilización y desarme de los grupos terroristas-. ¡Sí! El pastranismo quiere volver a hablar con las Farc de alta política y de cogobierno (y mucho me temo que se salgan con la suya).
    El escenario, hoy, es este: 'Timo' consiguió un amanuense que le escribe tratados teológicos en los que intercala la consabida propuesta de "una mesa de negociación"; María Jimena Duzán, extasiada, lee y simula creer que el 'pulcro escritor' es 'Timo' (hasta exclama: ¡ese hombre!); el ex comisionado Gómez informa en dónde iba la agenda del Caguán ("en el 80 por ciento"); y Pastrana, con pose pontifical, ordena retomarla e irse a negociar en Venezuela (pero, shhh... ¡en secreto!).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.