ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL nov 21" en Spreaker.

Populistas

28 de abril de 2012 | OPINIÓN | Por: Nicolás Uribe Rueda
La ruta nacionalizadora y populista que eligieron algunos países en América Latina sólo los conduce hacia el fracaso económico y a su consecuencia natural que es la miseria.
Por más elocuente que resulte la exaltación nacionalista, la historia ha demostrado que para generar empleo, oportunidades y crecimiento se requiere una vigorosa iniciativa privada.

Lo decía el presidente de México, Felipe Calderón, en su reciente intervención en la Cumbre Empresarial de las Américas: el debate más importante de política pública por el que el mundo atraviesa en la actualidad, es el de cómo mantener o aumentar el crecimiento económico, y si el camino para lograrlo está trazado por el intervencionismo y la estatización o por la promoción de la iniciativa privada y la apertura comercial. Sin ambigüedades, Calderón señaló que la apertura y la libertad económica son las coordenadas correctas en torno a las cuales deben girar el progreso y el desarrollo de nuestros pueblos. Para probarlo, con resultados a la mano, expuso una serie de datos asociados a la productividad y competitividad de los productores y mercados mexicanos.

En otra orilla, y apenas unos días más tarde, como si se tratara de una segunda independencia, la señora presidenta de Argentina anunciaba, en un evento plagado de entusiasmo patriotero, la renacionalización de YPF como instrumento para recuperar la soberanía perdida, esta vez de manos del imperialismo español. Con la medida, la señora K. prometía garantizar el autoabastecimiento de combustible, reducir el precio de la gasolina y apropiar los recursos necesarios para profundizar las inversiones que requieren nuevos proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos. Su discurso, como todos en el marco de esta ola estatizadora latinoamericana, estuvo dedicado a subrayar la defensa del interés general y la eficiencia del Estado (para lo cual puso como ejemplo a su propio gobierno), mientras estigmatizaba el ánimo de lucro y la iniciativa privada.
Aunque debería ser obvio, es inevitable advertir nuevamente que de discursos no vive el hombre. Por más elocuente que resulte la exaltación nacionalista, la historia ha demostrado que para generar empleo, oportunidades y crecimiento se requieren una vigorosa iniciativa privada, un Estado de derecho que la protege y una institucionalidad que constantemente mejora y hace respetar el marco en el cual se producen bienes y realizan intercambios comerciales. La ruta nacionalizadora y populista que eligieron algunos países en América Latina sólo los conduce hacia el fracaso económico y a su consecuencia natural que es la miseria. La materialización en política pública de la demagógica arenga de la izquierda radical latinoamericana, lo único que ha logrado es condenar a más generaciones a vivir en la indigencia.
Los argentinos no tardarán en comprobar que el precio de la gasolina no bajó y que no hubo creación, sino pérdida de empleos. Entonces, como ahora, el Gobierno reaccionará y en otro arranque oratorio, culpará a los enemigos imaginarios de su propia incompetencia y se pondrá entonces a la tarea de confiscar otra empresa o a profundizar un conflicto internacional, alegando razones de soberanía e interés general.
Luego de ver la historia tantas veces repetirse, confirmamos que la pobreza es terreno fértil para la demagogia y que los populistas lo saben con holgura. Por ello, cuando llegan al poder, son los más interesados en que su base electoral no se erosione y se convierten en laboriosos creadores de pobreza.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.