ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega peláez y gardeazabal sept 20" en Spreaker.

¿De estadista a populista?

28 de abril de 2012 | Registro | Por: Rafael Nieto Loaiza
En Casa de Nariño cundió el pánico tras la última encuesta, que muestra al Presidente cayendo del 73% al 58% de favorabilidad. Lo grave aquí no es la cifra, alta en el escenario comparado, sino la aguda tendencia hacia abajo.
De mantenerse la tendencia, es previsible que llegue con menos del 50% al momento del anuncio (de la reelección) y muy por debajo del 40% a las elecciones.
Al que anda entre la miel algo se le pega. Un espectador desprevenido pudiera pensar que el giro populista del presidente Santos es resultado de su coqueteo con la izquierda latinoamericana, producto del fallido esfuerzo de hacer de bisagra entre Chávez y sus áulicos y el resto del Continente. Pero cualquiera que esté atento al devenir de la política interna sabrá que tal percepción no es cierta. En verdad ocurrió que en Casa de Nariño cundió el pánico tras la última encuesta, que muestra al Presidente cayendo del 73% al 58% de favorabilidad. Lo grave aquí no es la cifra, alta en el escenario comparado, sino la aguda tendencia hacia abajo. Peor si se considera que el sondeo se realizó en plena Cumbre de las Américas, con exposición amplísima de Santos en prensa, radio y televisión. Cuando se suponía que el Presidente estaría en su pico, la encuesta lo muestra en caída franca.
El panorama es aún más grave si se considera que queda un año para que Santos tenga que anunciar su postulación a la reelección y dos para los comicios. De mantenerse la tendencia, es previsible que llegue con menos del 50% al momento del anuncio y muy por debajo del 40% a las elecciones. Si sigue como va, Santos tiene embolatadísimo su segundo cuatrienio.
Así que las alarmas sonaron a todo volumen en Palacio y Santos decidió jugársela sin perder segundo con la oferta de las 100 mil viviendas gratis y el nombramiento de Vargas Lleras en el Ministerio de Vivienda. La propuesta le permitió al Presidente que el foco de atención de la opinión pública no fuera la encuesta, sino el remezón ministerial y la oferta de las viviendas. De paso, neutralizó de manera definitiva a Vargas, a quien además colmó de elogios. Con el nombramiento, Vargas renuncia de manera definitiva a aspirar en el 2014 y Santos se quita de encima semejante riesgo. Con las encuestas como van y Uribe en la oposición, una candidatura de Vargas arruinaba la posible reelección del Presidente. La oferta de las viviendas gratis, además, parece atacar el bajón de popularidad de Santos entre los más pobres, 22 puntos por debajo de los estratos cinco y seis.
Lo malo es que la propuesta probablemente no contribuye al propósito final de su nueva elección. Por un lado, demuestra improvisación. No hay estudios que le den fundamento técnico la idea, ni tierra sobre la cual desarrollarla, ni evaluación sobre su impacto, ni mecanismos para asegurar que la adjudicación de las viviendas obedecerá a criterios serios y no a la politiquería ni a los intereses meramente electorales. Por el otro, la propuesta tiene efectos indeseables precisamente en los dos aspectos donde el Presidente seguramente quiere tomar ventaja: la construcción de vivienda y la generación de empleo.
Porque, por cada vivienda que ahora regalará, el Gobierno podía subsidiar tres. Es decir, se dejarán de construir doscientas mil viviendas de interés prioritario y social. Porque el empleo que generarán las 100 mil viviendas es, como resulta obvio, la tercera parte del que se generaría con los subsidios. Además frenará la construcción privada de vivienda prioritaria y social porque no habrá mercado: la gente preferirá esperar a ver si le obsequian la casita a hacer el esfuerzo de comprar alguna subsidiada. Regalado siempre es más barato. Finalmente, porque crea la cultura del regalo, erosiona la disciplina del trabajo, desincentiva el ahorro e invita al uso politiquero del regalito presidencial. ¿Acaso vamos del buen gobierno al populismo descarado?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.