ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,junio 27" en Spreaker.

La madre de las batallas

18 de enero del 2011 |  COLUMNA | Por José Obdulio Gaviria
Las grandes alianzas están buscando, casi con desespero, al líder, al capo de equipo para la Alcaldía de Bogotá.

  La madre de las batallas entre los partidos (U, Verde, Polo, Conservador, Cambio, Liberal, Mira) para definir la primacía política nacional será Bogotá. Especulemos sobre el tema:

1) 'La U' parece hoy 'monedita de oro'. Podría exclamar, como en el Sueño de las escalinatas: "¡Qué numerosa audiencia! ¡Qué tumultuosa audiencia! Y aún crecerá la audiencia". Sus dos jefes naturales, Santos y Uribe, tienen la mayor opinión favorable; su principal socio, el conservatismo, es poderosísimo en las regiones; hay avalancha de adherentes independientes y de desprendimientos colectivos e individuales de los otros partidos (de todos). 
2) Partido Verde: sus jefes son ex alcaldes de Bogotá y, reconozcámoslo, tienen buena imagen. ¿Cuáles son sus debilidades? Esos jefes, que ya son políticos curtidos y tradicionales, no quieren reconocerse como tales. El discurso 'antipolítico' que mantienen los hace patéticos, a veces ridículos, e ilógicos en sus decisiones, siempre cargadas de personalismo, narcisismo, ambición individual y un inmamable revestimiento con pretextos y justificaciones intelectualistas. 
3) El Polo: ¡qué paradoja! Gobierna la ciudad, pero es más un ex partido que un partido: sus fundadores (un ex alcalde, un ex candidato presidencial, un ex secretario general, y muchos otros) ya se pusieron verdes, o rojos, o se 'Uisiaron'. 
4) Liberales, Cambio Radical y Mira: no son cabeza de equipo y, aunque cada uno hará su juego, dejémoslos por ahora en observación.

    Para un símil entre la carrera por la Alcaldía y algún deporte, no encuentro otro mejor que el ciclismo. ¿Qué gana un equipo bien financiado, disciplinado, con buen entrenador, si no inscribe en sus filas un líder con vocación ganadora? Nada. Premios secos, metas volantes, subcampeonatos, a lo más. Por eso, las grandes alianzas están buscando, casi con desespero, al líder, al capo de equipo. El Polo no tiene figuras capaces de destrabar su maquinaria, atascada en el pantano de la actual administración distrital. ¿Pronóstico? Sale de la baraja; está fuera de las apuestas. El triunfo, entonces, debería ser U o Verde (unidos a sus correspondientes aliados). 

    Curiosamente, ambas agrupaciones tuvieron en la mira a Enrique Peñalosa como posible candidato. Se sabe que Uribe y Santos valoran sus capacidades administrativas. Pero, Peñalosa, a ellos, ¿qué? Nunca los ha reconocido como jefes políticos, ni ha aprovechado su cobijo, ni ha dejado que lo guíen por los vericuetos de la política práctica. Peñalosa es un político errático que hace maniobras y volteretas inexplicables. Se negó a ingresar al gobierno Uribe (Canciller) y, por tanto, a la baraja de sus posibles sucesores, porque no "quería quemarse y cargar con la impopularidad de un gobierno de derecha". En el 2006 creyó que la reelección sería derrotada, y pretendió, ¿pueden creerlo?, la candidatura oficial del liberalismo (¡bueno!, todos sabemos que Serpa lo molió y que Uribe... En fin). Derrotado, inscribió, como si nada hubiera pasado, lista para Senado. No llegó ni a buenas. Entonces regresó donde Uribe para que avalara su reelección como alcalde. La campaña comenzó auspiciosa; los electores llegaban como moscas, pero, de un momento a otro, se desfondó. ¿Qué pasó? Cuentan que el esfuerzo de campaña se centraba en impedir la llegada de las gentes y en expulsar a los que estaban dentro. Cuentan que no hacían proselitismo sino 'excluyentismo'.

    Peñalosa acaba de tirar la puerta en las narices a Uribe y Santos. Prefiere ir a consulta 'verde' con Mockus, y, claro, apoyarlo si le gana (cosa harto probable). ¡Eso está bien! 'La U' deja de pensar en el embeleco de candidatos prestados y se concentra en la escogencia de uno de su seno: hay ex ministros y altos dignatarios del gobierno (Zuluaga, Ospina, Barco, Bermúdez, Montenegro, Vélez White, Pinto, Carvalho, etc.); parlamentarios como Lozano y Miguel Gómez; concejales, en fin...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.